sábado, 21 de enero de 2017

EN LA CELEBRACIÓN DE MI 72 ANIVERSARIO.

En este primer plano, con  mis dos hijos Jordi, David y de mi esposa Magdalena

 
 Mi hijo David, espectante.
 El pastel de aniversario, confeccionado como en años anteriores, por mi hermana Maria Alba.
Soplando las velas.

Este domingo hemos celebrado la fiesta de mi 72 aniversario, que tuvo lugar  el pasado jueves,  día 19 de este mes de enero.

Me han acompañado en este señalado día, mis hijos Jordi, David y mi esposa Magdalena, contando con la siempre  muy grata compañía de mi hermana María Alba, de mi cuñado Emili y de la compañera de mi hijo Jordi, Elisabeth y de su hija Nevaeh.

Ha resultado ser  una jornada muy agradable, disfrutando de las excelencias de una buena mesa y del calor y de la compañía de unas personas muy queridas  del entorno familiar.


miércoles, 4 de enero de 2017

PREMIADO CON "UNA PEPITA DE ORO", EN LA EPIFANÍA DEL SEÑOR DEL AÑO 2011.

Primera página del ensayo biográfico "Una Pepita de Oro", referido a  Sor María Josefa Recio Martín, Cofundadora de la Congregación de Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús.
 Publicidad de productos Borges, correspondiente al año 2010.
 En los días previos a la Navidad de 2010, compré una bolsa de nueces de California...
... y resulté premiado con esta "pepita de oro".

No pretendo, ni muchísimo menos en este espacio, publicitar los productos Borges ni espectar la posibilidad de conseguir, entre los lectores,  un premio como el que obtuve en los días previos a la Epifanía del Señor del año 2011.

La motivación de colgar en el día de hoy este post,  no es otro que recordar que se ha cumplido, en esta fecha,  seis años en que fui agraciado con una pepita de oro al romper la cáscara de una nuez de California del interior de una bolsa de 500 gramos de este producto.

En aquella época llevaba algunos años mayoritariamente dedicado al estudio de la vida y obra del Padre Benito Menni, restaurador de la Orden de San Juan de Dios en España (Barcelona, 1867), Portugal y México, y fundador, junto con las jóvenes granadinas María Josefa Recio Martín y Angustias Giménez Vera, de la Congregación de Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús. (Ciempozuelos (Madrid) 31 de mayo de 1881).

Como puede apreciarse en la primera de las imágenes que ilustran estas líneas, a la cofundadora Sor María Josefa Recio Martín se le atribuyó en el título de este ensayo biográfico,el cariñoso calificativo  de  "Una Pepita de Oro" en justo  reconocimiento a  sus muchísimas virtudes, entre ellas como testimonio de caridad heroica.

De ahí mi natural  ilusión de poseer esta " pepita de oro", que guardo cuidadosamente en el interior de un artístico y diminuto baul de hueso en un espacio preferente  de mi librería, junto a las imágenes de San Benito Menni y de San Juan de Dios, entre otros objetos relacionados con la Orden de San Juan de Dios y la Congregación de Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús.

lunes, 2 de enero de 2017

CUANDO EN LA ESCUELA ADEMÁS DE INSTRUIR, SE EDUCABA.

 Mi padre, Emili Vendrell, cuando empezó a ir al colegio.
 Modelo de libreta, donde anotaban la letra de  algunas  canciones.

La primera anotación en la libreta,  en el primer dia de clase del curso escolar 1927 - 28

De unos años a esta parte, escuchamos comentarios referidos a la mala educación que, en términos generales, adolecen algunos alumnos, haciendo responsables de ello a la escuela, mientras otros  sostienen que la escuela es para instruir, y que son precisamente  los padres los que tienen  el deber de educar a sus hijos.

Antiguamente, en la escuela se instruía y se educaba a los alumnos, al tiempo de que también los padres cuidaban de enseñar modales y comportamientos a sus hijos,  y los rectificaban cuando observaban que infringían alguna de las reglas de la buena conducta. 

LLAGOSTERA

Mi padre nació en Llagostera, en la provincia de Girona. El otro día, repasando los libros y los cuadernos de los pocos años en que acudió a la escuela de aquel municipio, que por aquel entonces apenas superaba los cuatro mil habitantes, llamó especialmente  mi atención el contenido de la primera página de una de las libretas correspondiente al curso escolar 1927 -28, en que se  pone de manifiesto que, en el primer día de clase, lo primero que hicieron fue anotar las  ocho reglas que debían de cumplir, y que reproduzco a continuación:

"Curso de 1927 - 1928

Primer día de clase 

Cada uno de los niños promete formalmente cumplir todos y cada uno de los preceptos siguientes.

1. Asistir a la clase todos los días y con puntualidad rigurosísima.

2. Cuidad siempre de la limpieza constante de cuerpo y vestido.

3. Tener los cajones ordenados y cubiertas en todos los libros y cuadernos. 

4. Respetar y amar a todos los maestros y condiscípulos. 

5. Atender y cumplir siempre en todo lo referente a su educación. Única manera de que le sea provechosa su vida escolar. 

6. Procurar con su comportamiento en la escuela, en su casa, en la calle, en los locales públicos y en todas partes: poner a la escuela a un nivel elevado.

7. Respetar a todos y de un modo especial a las personas que ocupen lugares de representación, a los viejos y a los pobres.

8. Respetar y proteger a los animales y a las plantas ". 


Como complemento, entre los libros escolares, tenían uno titulado: "Urbanidad en verso". 


Ciertamente, una muy provechosa lección, en el primer día de clase. Una lástima que hoy en día no se prodiguen estas enseñanzas en las escuelas, y lamentablemente, en la mayoría de los hogares. Así suben  los jóvenes de hoy día, salvando, naturalmente, las excepciones, que son precisamente las que confirman la regla.

 

miércoles, 2 de noviembre de 2016

EL PÚGIL JOSÉ FERRER, MI TIO PEPE.


El púgil José Ferrer Navarro, fue Campeón de España en la categoría  de los Pesos Medios,  en la década de los años 40 del siglo pasado.


El púgil José Ferrer Navarro fue mi tío Pepe por la sencilla razón de que contrajo matrimonio con mi tía y madrina Montserrat, hermana pequeña de las mellizas Pepita -- mi madre -- y María. 

Nació en el distrito quinto de Barcelona, hijo del matrimonio levantino formado por Enrique y Salvadora. Tuvo catorce hermanos.

Sus comienzos en el mundo del boxeo  estuvieron presididos por la más inabsolvente necesidad, hasta el punto de llegar a pedir limosna con su madre en el  Passeig de Gràcia,  de Barcelona. De ahí que se fijara en el pugilismo como una posible  alternativa para sacar a su familia del atolladero.

A los 14 años celebró su primer combate, enfrentándose a un tal Céspedes, en la Categoría de Aficionados, iniciando su andadura  en el año 1932 y finalizándolo en 1949, combatiendo en 385 ocasiones.

En la década de los años 40 del siglo pasado, en España habían muy buenos pugilistas, y si bien él no se consideraba  muy técnico en esta disciplina, se amparaba en la trompada, especialmente con la zurda, llegando a ser Campeón de España en la categoría de los Pesos Medios. 

En el año 1942, en plena Guerra Mundial, libró el más importante de sus combates en el Palacio de los Deportes de París, contra el mítico Marcel Cerdán, que en 1948 se proclamaría Campeón del Mundo,  perdiendo en el primer "round". El desquite tuvo lugar en Barcelona, en el  coso taurino de la Monumental. En esta revancha aguantó hasta el cuarto "round", sin embargo al finalizar el combate, Marcel Cerdán declaró a la prensa que en esta segunda pelea con el catalán Ferrer, este le había mamporreado con el golpe más sólido que jamás le habían atizado hasta aquel momento.

Fruto de su matrimonio con Montserrat Campmany Pagés, tuvo dos hijas gemelas, Lidia y Montserrat.En el transcurso de la celebración nupcial, y en el momento de servirse los postres, corrió  en aquellos salones  como pólvora,  la noticia que de Manuel Laureano Rodríguez Sánchez, más conocido como Manolete, acababa de fallecer en la plaza de toros de Linares (Jaen) a consecuencia de una profunda cornada que le había atestado el miura Islero. Era el 29 de agosto de 1947.

José Ferrer era muy conocido y querido  en la populosa barriada barcelonesa  de Sants, donde su esposa regentaba un establecimiento de pesca salada en la calle de Sant Medir. 

viernes, 7 de octubre de 2016

RECUERDOS DE AYER: LA MERIENDA DE NUESTRA INFANCIA.( AÑOS 40 y 50 DEL SIGLO PASADO)

 Pan de payés, de harina de trigo,  elaborado artesanalmente y cocido en horno con leña  de pino.
 Las sabrosas rebanadas de pan de payés, que durante una semana permanecían tiernas como el primer día.
 Las tabletas de chocolate para acompañar el pan. Las había de varias marcas.
Las rebanadas de pan de payes. A la izquierda de la imagen, con vino y azúcar, y a la derecha, con aceite y azúcar.



¡Ay aquellos viejos tiempos de mi infancia !. Era en la década de los años 40 y 50 del siglo pasado. Los niños y niñas de aquella época éramos inocentes y felices, ajenos a las penurias  que tenían que afrontar la mayoría de nuestros padres después de los difíciles años de la postguerra, que con largas jornadas de  trabajo en el campo, en la fábrica o en otros  menesteres, y sin olvidar las mujeres la añadida labor hogareña, veían crecer a sus respectivos  hijos que  para ellos suponía  la recompensa a los muchos esfuerzos realizados.

Y en el contexto de estas situaciones, recuerdo como si fuera ayer, la esperada hora de salida de la escuela por la tarde, en que íbamos a casa para dejar la cartera con el material escolar y salir de estampida hacia la calle, no sin antes proveernos de la correspondiente merienda.

¿ En qué consistía la merienda?. La base era siempre la misma : el pan. El pan era de payés, que se elaboraba con harina de trigo y de forma artesanal, cocido en hornos con leña de pino. Se cortaba en rebanadas, y un día lo comía acompañado de una pieza de chocolate. Las había de varias marcas: Ametller, Juncosa, Oller, Sultana, Batanga, etc. Si se compraba la pastilla entera, en su interior había un cromo, que coleccionaba cambiándonos los repetidos  entre nosotros.  Las tiendas también vendían chocolate suelta.

Para variar, otro día me daban la rebanada de  pan regado  con vino tinto directo del porrón y un poco de azúcar en su parte superior, y otro día, la rebanada de pan con aciete directo de la aceitera y también un poco de azúcar por encima. Por supuesto que las rebanadas de pan no estaban tan generosamente inundadas ni con vino ni con aceite como figuran en  las imágenes que ilustran estas líneas.

La merienda la devoraba en un instante, y seguidamente acudía al descampado, donde discurría el Torrent d'en Roses,  de lo que hoy en día es la Plaça de Catalunya, a pocos metros de casa, en Sant Boi de Llobregat, y allí en aquel espacio jugaba con la chiquillada del barrio a juegos diversos, incluso en ocasiones habíamos entablado nuestras  "batallas" tirándonos mútuamente piedras contra la chiquillada del "Molí",(actual Molí Vell) otro grupo que se agrupaba a unos trescientos metros más abajo, en dirección a la carretera C-245 por detrás de lo que hoy en día es el Mercat  municipal Sant Jordi. 

Y cuando anochecía, sudorosos, jadeantes  y sucios de polvo, cada cual regresaba a sus respectivas casas, donde las pacientes y  bondadosas madres cuidaban de limpiar con agua depositaba en baldes. En las casas no habían las comodidades de los aseos de nuestros días. Y después de la cena nos mandaban a la cama a dormir, que al día siguiente había que madrugar para ir de nuevo a la escuela con el nuevo día.  

viernes, 23 de septiembre de 2016

( 3 ) HISTORIAS DE LA RADIO: PEPE IGLESIAS " EL ZORRO"


 José Ángel Iglesias Sánchez
Conocido artísticamente como Pepe Iglesias "El Zorro".


José Ángel Iglesias Sánchez (Buenos Aires,(Argentina), 11 de febrero de 1915 - Santiago de Chile (Chile), 4 de marzo de 1991), conocido artísticamente  como Pepe Iglesias "El Zorro", fue un  humorista que, si bien desarrolló gran parte de su carrera en su Argentina natal, también estuvo establecido temporalmente en Chile y en España.


En España se instaló el día 2 de mayo de 1952, y poco después debutó en Radio Madrid, de la Cadena SER.

Años más tarde participó en el cine español, en la película " ¡Che, qué loco !", de Ramón Torrado, junto a Pepe Isbert y Emma Penella.

Poco después, fichado por la Cadena SER, se convirtió en una de las estrellas radiofónicas más cotizadas en España. Dotado de una asombrosa capacidad para interpretar veinte voces distintas atribuídas  a diferentes personajes, como Don Tapadera y el Finado Fernández, que fue uno de los más populares, todos ellos conviviendo en un imaginario "Hotel la Sola Cama" ( donde hay bronca toda la semana).

Asimismo ejecutaba melodías con un silbido extraordinariamente brillante. Con el apodo "El Zorro", Iglesias pasó a ser uno de los cómicos por excelencia en la España de los años 50 el siglo pasado.

 Empezaba el programa anunciando " Yo soy el Zorro, Zorro, Zorrito, para mayores y pequeñitos, yo soy el Zorro señoras, señores, de mil amores, voy a empezar", y a la que seguía  una de sus características melodías silbadas.

En el año 1954 le fue concedido el Premio Ondas.

Con la llegada de la televisión en España, probó suerte en el nuevo medio audivisual (Gran Parada) . Sin embargo su forma de hacer reir a la gente, eminentemente linguística, no consiguió superar la adaptación a los nuevos tiempos, por lo que, en el año 1964 regresó a Argentina.

miércoles, 21 de septiembre de 2016

( 2 ) HISTORIAS DE LA RADIO: " MATILDE, PERICO Y PERIQUÍN " ( 1955 - 1971 )


 Matilde Conesa , en el papel de "Matilde".
 Pedro Pablo Ayuso, que interpretaba "Perico".
Matilde Vilariño, que dió vida con su voz a "Periquín".



Este programa empezó a emitirse el 30 de marzo de 1955 por la cadena SER,  con guiones de Eduardo Vázquez, y  tuvo un considerable impacto en la audiencia, manteniéndose en las ondas durante 16 años, hasta el repentino   fallecimiento  de Pedro Pablo Ayuso (1),   que interpretaba el personaje de "Perico" , y que, en tono de comedia costumbrista, narraba, en episodios diarios de entre diez y quince minutos, la vida cotidiana de una familia típica española, formada por el padre ( "Perico"), la madre ("Matilde") y el hijo ("Periquín"), un niño de 5 años de edad que asistía a la escuela de doña Pepa Cifuentes.

Al atardecer, hacia el crepúsculo, poco antes de la cena, la familia se pegaba literalmente  al receptor radiofónico para escuchar aquel programa familiar, que tanto éxito tuvo en aquellos años 50 y 60 del siglo pasado en España, y que siempre terminaba con don " Perico" , es decir, el papá de "Periquín", llamando con ironía, que escondía sus verdaderas intenciones, al niño,  : " Periquín" guapo, ven aquí... ", porque toda la trama de este serial consistía en describirnos las travesuras que,  día a día,  cometía el pequeño "Periquín".

(1) El 8 de octubre de 1971, después de salir de su trabajo, sufrió un infarto en el sofá de su casa que le causó la muerte a los 54 años de edad.